Imperdibles: La tríada con la historia del punk cubano

A propósito de los acontecimientos recientes en la isla, y lo que he calificado como el “deshielo del Muro de La Habana”, durante tres semanas seguidas hice clips especiales sobre la historia del punk cubano para Noesfm.com. Aca los junto en un solo post.

1) Imperdibles con Porno Para Ricardo

Debido a los acontecimientos en la isla el micro Imperdibles arranca una serie de tres programas seguidos dedicados al punk cubano. Iniciaremos este ciclo con la agrupación más conocida de una escena que ha subsistido en medio de muchas dificultades: Porno Para Ricardo.

PPR, una banda irreverente como pocas, inicia este especial, dónde Rafael Uzcátegui comenta el paso de su vocalista por prisión, la persecución gubernamental contra los rockeros y las características que hacen de los Porno tener un sitial de honor dentro del punk latinoamericano. El tema seleccionado, “El Comandante”, es uno de los más representativos del grupo, que califica su género como “rock anticastrista”.

2) Imperdibles con Rotura

Siguiendo con el especial de punk cubano, el micro Imperdibles comparte la única grabación de la primera banda del género en la isla: Rotura, la cual contaba entre sus integrantes al nieto del Ché Guevara, un registro en cassette que data de 1991. Rafael Uzcátegui continúa describiendo las particulares circunstancias en que la música rock, y el punk, se desarrollaron en La Habana.

Rotura fue la primera banda punk cubana conocida, la cual dio pasó a otras como VIH, Detenidos y Eskoria, que formaron la primera generación de agrupaciones. Su grabación, de 12 canciones, se realizó mediante procedimientos precarios, pero que reflejan el sentimiento de una generación que veía en la clase gobernante un obstáculo a sus aspiraciones.
.
Canek Sánchez Guevara, nieto punk del Ché y fallecido recientemente, escribió sobre esos años con la banda: “En fin, era yo un greñudo más, un “desafecto”, “antisocial” y algo muy cercano —según los cánones policíacos— a un lumpen. Claro que no lo era pero eso no importaba, y además en cuanto salía a relucir mi árbol genealógico, simple y llanamente me soltaban, no sin antes recordarme que esas no eran las actitudes que se esperaban de alguien como yo: El Nieto del Ché”

3) Imperdibles con Eskoria

Finalizando la tríada de programas de Imperdibles sobre el punk cubano, en esta oportunidad Rafael Uzcátegui (@fanzinero) nos habla de la banda Eskoria, una agrupación que existió entre los años 1995-2010, año en el que en una pelea callejera su vocalista William Fabián fue asesinado. Exponente de un punk barrial, primitivo musicalmente y que hablaba de la cotidianidad de la exclusión, al igual que sus pares vascos de Eskorbuto, Eskoria representaría la tendencia “No futuro” dentro de la escena de la isla.

Este Imperdibles finaliza la descripción sobre el duro contexto en el que el rock, y el punk en particular, tuvo que desarrollarse dentro la isla, conversando sobre el intento de cooptación gubernamental que tuvo como curiosos aliados a conocidos músicos internacionales que simpatizaban con la ideología del gobierno de La Habana.

Imperdibles sesión 07 (temas 79 al 60 de los clásicos punk sudacas)

sesion07
http://www.ivoox.com/imperdibles-sesion-07-temas-69-al-70-de_md_2435191_1.mp3″ Ir a descargar

79) Eutanasia “Donde está el presidente” (Perú)
78) Los Violadores “Mercado Indio” (Argentina)
77) Psicodencia “Monotonía” (México)
76) Porno Para Ricardo “El agente Yuro” (Cuba)
75) El Sepulcro Punk “Boqueteros” (Argentina)
74) Huasipungo “Me bastan mis piernas” (USA)
73) Pirómanos del ritmo “Pirómano soy” (Chile)
72) Kontraorden “Autoridad corrupta” (Colombia)
71) DL 50 “Las flores muertas” (Paraguay)
70) Crisis Política “Hay algo raro aquí en el R n R” (Venezuela)
69) Trotsky Vengarán “Mueve que te mueve” (Uruguay)
68) Ciudad del Kaos “Ilusión” (Chile)
67) Fracaso “Fracaso” (Venezuela)
66) Metadona “Las calles de mi ciudad” (Perú)
65) Grita o Muere “Insurrectas” (Colombia)
64) Regeneración “No hay victorias, solo banderas y hombres” (México)
63) Todos Tus Muertos “Viejos de mierda” (Argentina)
62) La Bestia “realidad” (Ecuador)
61) Futuro Vegapop “Etica” (Perú)
60) Los Crudos “Corrido Jodido” (USA)

Porno Para Ricardo: El Album Rojo (Desteñido)

A pesar que considero a Los Aldeanos como la banda más representativa de la música radical underground realizada dentro de Cuba, caracterizada por la independencia y la crítica contra su gobierno, los Porno Para Ricardo siempre tendrán un lugar en mi musiteca. Hace poco pude descargar lo que es su última producción, como siempre rock and roll con cierta actitud punk, sobre todo en las letras, que hablan sobre lo que piensa mucha gente dentro de la isla. Aún no puedo recomendar ninguna canción como mi favorita, pero ya empiezo a tararear los coros de “Como joder a un comunista” y “Los dinosaurios”. Me atrevería a decir que este es su disco en el que experimentan con más géneros.

A diferencia de lo que pueden hacer muchos integrados, como Manu Chao, aún hay sitio, y cruzadas, para el rock verdaderamente contestatario.

Descargar el disco ACA

Mucha policía poca diversión (también en Cuba)

A propósito de la detención en Cuba del cantante de la banda Punk “Porno Para Ricardo”, Gorki Aguila,  (info en http://anarcopunknoticias.blogspot.com) publico un artículo originalmente destinado para el fanzine “Ilegal y que”, coordinado por Juanmi de la banda Los Dolares:

:: Porno Para Ricardo: Punk cubano llamando a las cosas por su nombre

¿Es posible hacer del punk una amenaza de nuevo? Difícil, si dentro del propio movimiento son pocas las cosas que se tienen claras. Después de 30 años, algunas de las fórmulas estéticas y musicales han envejecido, y lo que es peor, han sido institucionalizadas y normalizadas por el status quo. Y cómo si esto fuera poca cosa, algunos, desde “el punk”, llevan agua al molino de candidaturas presidenciales, organizaciones autoritarias y nacionalismos de diversa índole. Dentro de toda esta confusión, la más lamentable son aquellos que desde una presunta postura antisistema y antiautoritaria, han venido alabando a dictaduras como la de Fidel Castro. 

El contrasentido es múltiple si recordamos que el rock, como manifestación cultural, durante mucho tiempo fue literalmente prohibida en Cuba por ser, según la vanguardia del Partido Comunista Cubano (PCC), una “expresión del imperialismo” típica de la “pequeña burguesía”. Dicha revelación celestial fue, durante las décadas de los 70´s y los 80´s repetida por la izquierda más dogmática de América Latina. En Ecuador, por ejemplo, el trovador Jaime Guevara recordaba como en la Universidad los intentos de hacer conciertos de rock durante los 80´s eran saboteados por bandas armadas maoístas y stalinistas. En segundo lugar, por la estatización de la vida cotidiana de los cubanos, negadora de múltiples libertades justificadas por la impostura de un férreo capitalismo de Estado. En tercer lugar, por la represión y prohibición de las corrientes más heterodoxas y revolucionarias de la familia socialista –las cuales se emparentaron con el punk en el resto del planeta-, en cuya primera línea se encuentran las ideas libertarias, como bien se encuentra relatado en el libro “El anarquismo en Cuba” de Frank Fernández. 


Si lo anterior no son argumentos de peso tenemos la propia represión que existe sobre los punks en Cuba. En el enclave del Caribe se da la paradoja que se le abren las puertas a los “punk-rockers” del Primer Mundo (Reincidentes, Boikot por nombrar sólo dos ejemplos), mientras los punks locales están condenados al ostracismo. Pero al igual que sus pares en todo el planeta, algunos adolescentes han seguido empeñados en utilizar la música para expresar su indignación y su repulsa a la opresión, y si bien el movimiento punk cubano es pequeño y clandestino, existe y resiste. Es difícil hacer una cronología exhaustiva del fenómeno, pero sus primeras expresiones datan de los años posteriores a la caída del Muro de Berlín, y por ende, de la tutoría soviética. Se dice que en 1991 aparece la primera banda, bajo el nombre de Rotura. Un año después Detenidos, quienes fueron registrados en algunos fanzines latinoamericanos de la época y, bajo la mano de Fermín Muguruza, internacionalizados como “Garage H”. En 1994, otra bajo el nombre de Escoria, y así. Las bandas le cantaban a tópicos puntuales, como los excesos policiales o la segregación para entrar a sitios turísticos. Pero no es sino años después que una se atreve apuntar sus dardos al propio gobierno y al Estado comunista. Por ello, es es quizás Porno Para Ricardo, la banda más osada y conocida de la contracultura punketa isleña. 

 
Nacidos como banda en 1998, hasta el 2008 han grabado y editado 5 producciones: “Pol tu culpa” (2001), “Rock para las masas cárnicas” (2002), “Porno Para Ricardo” (2003), “Soy Porno, soy Popular” (2006) y “A mi no me gusta la política, pero yo le gusto a ella compañero” (2006), no sin diferentes contratiempos y peripecias, como el hecho de tener que grabar la música en unos lados y las voces por otro, pues pocos estudios se animan a plasmar las irreverentes letras de la banda por el temor a represalias. Musicalmente ejecutan un buen punk vieja escuela, muy mezclado con otros estilos roqueros, incluso con cierto virtuosismo. Sus letras destilan crítica directa: “Todo el arte que se produce en este país –declaró Gorki, el vocalista- está, de alguna manera, enmascarado en un doble sentido, y yo ya me cansé de esas letras poéticas llenas de insinuaciones indirectas. Ya llegó la hora de llamar a las cosas por su verdadero nombre”. Pero también en sus temas hay espacio para el ácido humor negro acerca de la situación de los cubanos y cubanas, o simplemente, para la irreverencia provocadora llena de referencias sexuales. De hecho, su logotipo es una adaptación de la hoz y el martillo como una vulva y un pene. 

 

Si bien existen otras bandas punks dentro de la incipiente escena rockera cubana, ninguna llega a los niveles de los PPR. Su tema “Comandante” circula de mano en mano, clandestinamente, en casetes entre jóvenes en La Habana, pero debido a su postura son nulos los conciertos en la que la podrían tocar. Incluso, no sin la picardía característica de la cubanía, han dicho que intentan grabar lo más posible para que no se les olviden los temas “por falta de práctica”. Además del permanente hostigamiento y citaciones a la comandancia policial Gorki Aguila, voz de la banda, estuvo dos años en la cárcel Kilo 5 en un montaje por tráfico de estupefacientes. 

 

Frente a esas críticas sosas que los acusan de soñar con “el paraíso norteamericano”, y para dejar evidente su distancia con ese exilio cubano tan propagandeado por algunos medios de comunicación, los PPR han dejado las cosas suficientemente claras, en un manifiesto difundido en su sitio en internet: “No recibimos fondos de ninguna organización política, ni se los damos tampoco; No pertenecemos ni representamos ningún partido político de Cuba o de fuera de Cuba y por tanto no autorizamos el uso de nuestra música, o de la letra de nuestras canciones en forma ni medio alguno por parte de ninguna organización política como medios de campaña política ni de recaudación de fondos; Todas las canciones, letras, música, imágenes, entrevistas, sitio web y audiovisuales producidos por Porno Para Ricardo son de propiedad intelectual exclusiva de la banda y todos los derechos están reservados para uso único por parte nuestra; Este material no se ha hecho para ser utilizado con propósitos políticos por nadie, mucho menos sin la expresa autorización por escrito por parte de Porno Para Ricardo”.

 

Gracias a los adelantos en la tecnología y, especialmente, a una red de afinidades que han ido construyendo en el exterior con el paso del tiempo, los PPR cuentan con un sitio web (www.pornopararicardo.com), diversos videos en you tube, descargas de algunos de sus discos en blogs –uno de ellos en http://www.nodo50.org/ellibertario- y su testimonio en un documental de próxima aparición llamado “Cuba Rebelión”. 

 

En 10 años de andadura, los PPR han devuelto al adjetivo punk la rebeldía e inconformismo de sus inicios. Es un misterio, por otra parte, que hayan tenido tan poco eco y solidaridad en el denominado movimiento “anarcopunk”, el cual con su silencio repite el triste capítulo de aislamiento vivido por los anarquistas cubanos exiliados de la isla durante finales de los 60’s, 70’s y 80’s. Porque, si en algún lugar de América latina es peligroso ser punk, tanto como lo es ser anarquista, es precisamente en Cuba.

Razones de porqué no puedo ser un cubano viviendo en Cuba

cuba

No podria ser un cubano viviendo en Cuba porque soy un editor de publicaciones, y esta labor está restringida a algunos miembros del Partido Comunista.
No podria ser un cubano en Cuba porque soy periodista independiente, y en la isla, los periodistas que intentan escribir según su propia conciencia terminan en la cárcel.
No podría ser un cubano morando en La Habana, Varadero o cualquier otro paraje de Cuba, pues soy un defensor de los Derechos Humanos y en esos lugares esto es una mala palabra.
Tampoco podría ser un cubano en Cuba pues soy amante de la música punk, y a los punks cubanos que crítican a su gobierno -como lo hacen todos los verdaderos punks del mundo- son hostigados y encarcelados, como a Porno Para Ricardo.
Me sería imposible ser un isleño habitando en la isla, pues soy un objetor de conciencia y en ese pedazo del mundo el servicio militar es obligatorio.
Estar en Cuba y ser cubano me sería imposible, pues soy anarquista y a los anarquistas cubanos, que intentaron defender públicamente sus ideas y no irse al exilio, fueron fusilados por el castrismo.
Si fuera un cubano viviendo en Cuba no podría estar escribiendo esto, pues el acceso a internet esta controlado por el gobierno y los blogs son censurados por los funcionarios y funcionarias.