100 organizaciones sindicales y sociales: Sentencia al sindicalista Rubén González por tribunal militar reitera ausencia de democracia y política estatal para criminalizar la protesta pacífica

Este martes 13 de agosto de 2019 el Tribunal Militar 5to de Control, con sede en Maturín, condenó al sindicalista Rubén González, Secretario General del sindicato de Ferrominera Orinoco y coordinador de la Intersectorial de Trabajadores de Guayana, a cumplir una pena de prisión de 5 años y 9 meses. Los delitos por los que se le condenó fueron “Ultraje a la Fuerza Armada” y “Ultraje al centinela”. Las organizaciones sindicales, sociales y de derechos humanos que suscribimos el presente comunicado denunciamos que la condena a González constituye un ejemplo de la ausencia de democracia en Venezuela, donde se ha implantado una política de Estado para criminalizar la protesta y callar tanto la disidencia como la exigencia de derechos.

Rubén González fue detenido el jueves 29 de noviembre de 2018 luego de los hechos ocurridos el 12 de agosto de ese año cuando el líder sindical hablaba durante una asamblea de trabajadores. En esa ocasión, funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana intentaron detenerlo siendo protegido por trabajadores quienes evitaron el arresto. Posteriormente, la Fiscalía Militar 43, con competencia en el Estado Bolívar, presentó cargos por delitos militares contra el defensor de derechos laborales.

exigimos la liberación de Rubén González y otros sindicalistas procesados por justicia militar, así como al resto de los presos por razones políticas. Así mismo, reafirmamos que nos mantendremos movilizados por el rescate de la institucionalidad democrática en el país

Seguir leyendo “100 organizaciones sindicales y sociales: Sentencia al sindicalista Rubén González por tribunal militar reitera ausencia de democracia y política estatal para criminalizar la protesta pacífica”

Ningún bien más preciado que la libertad

rafaruben

Después de una dura batalla social, que tuvo su correlato en tribunales, un movimiento diverso logró la libertad plena para el dirigente sindical Rubén González, uno de esos casos paradójicos del cual está lleno el llamado “gobierno bolivariano”. En 2009 Rubén era miembro del PSUV, de hecho años antes había sido electo a un cargo de elección popular por la tarjeta roja. En el 2009, como secretario general del sindicato, acompaña una huelga de trabajadores que rápidamente encendió la máquina de criminalización de la propaganda del Estado venezolano que, entre otras consecuencias, y hay que decirlo ahora con todas sus letras, logró que la mayor parte del sindicalismo internacional que se autopromociona como “revolucionario” le diera la espalda a González.

Ya Rubén está en libertad, y ahora nos toca seguir la pelea por el centenar de casos de trabajadores y dirigentes sindicales sometidos aún a procesos judiciales por protestar. La realidad en Venezuela, para quien quiera verla, es muy diferente a los espejismos de la propaganda madurista en el mundo.

La última audiencia de Rubén González

RG_230414

Columna de Provea en Correo del Caroní redactada por Rafael Uzcátegui

El próximo miércoles 23 de abril está pautado en la ciudad de Caracas la última audiencia del juicio contra el Secretario General de Ferrominera Rubén González. ¿Su delito? Haberse puesto del lado de los trabajadores en sus luchas.

Entre el 11 y el 26 de agosto de 2009, González, junto a 2000 trabajadores de la empresa estatal, inició una huelga en reclamo ante el incumplimiento de la convención colectiva firmada el 5 de enero de 2009 y homologada el 1 de junio de ese mismo año. Un mes después fue detenido e imputado por la supuesta comisión de los delitos de “agavillamiento”, “instigación a delinquir”, “restricción a la libertad del trabajo”, y “violación de zona de seguridad”. Permaneció bajo arresto domiciliario hasta el 21 de enero de 2010, día en el que se decretó su encarcelamiento en la sede policial del Municipio Caroní del Estado Bolívar, donde duró 12 meses tras las rejas.

El 28 de febrero de 2011 fue condenado a 7 años y 6 meses de cárcel, lo que generó la movilización y el repudio de las distintas organizaciones sindicales y sociales en el país, lográndose la anulación de aquel juicio, pero no el sobreseimiento de la causa, por lo que Rubén González se ha visto obligado a trasladarse periódicamente a Caracas, lugar donde desde esa fecha se ha reiniciado el juicio en su contra.

El caso de González no es el único en Venezuela de criminalización de la protesta. En la actualidad más de 150 trabajadores y sindicalistas enfrentan procesos judiciales en tribunales luego de haber defendido derechos como el salario y la libre sindicalización. Debido a sus características, el Secretario General de Ferrominera se ha convertido en símbolo de la represión contra el sindicalismo consecuente.
Seguir leyendo “La última audiencia de Rubén González”

Junto a Rubén González en el tribunal

El lunes reciente tuve el placer de acompañar al sindicalista de Ferrominera Rubén González en la primera audiencia del segundo juicio por apoyar una legítima huelga de trabajadores por derechos laborales. Como parte de la política de criminalización de la protesta que se adelanta en el país, 4 son los supuestos delitos que se le imputan por ejercer la herramienta histórica del movimiento obrero en el mundo: Instigación a delinquir, violación de zona de seguridad, agavillamiento y obstrucción del trabajo. La audiencia fue diferida y pasada al 23 de agosto. ¡Allá estaremos!

Crónica de un jueves templado de emociones

Yadid hablando, por primera vez, con un Rubén libre

 

En medio de la concentración convocada a la Fiscalía, el miércoles 02.03.11, para rechazar la sentencia contra Rubén González, nos enteramos que Yadid, esposa del sindicalista, venía para Caracas. Su primer destino era la vigilia de estudiantes en la OEA. Después de varias llamadas, pudimos dar con su número, y contactarla para ponernos a la orden para cualquier apoyo durante su estadía en la capital. Su hija nos comenta que el objetivo era denunciar la ignominia por todos los medios posibles, así que comenzamos a llamar a periodistas, amigos y conocidos, para armarle una agenda de visita a periódicos, radios y estaciones de televisión.

Mariana Bellalba, amiga y compañera abogada de Espacio Público, logra una entrevista con William Echeverría para el día siguiente, jueves 03, a las 10 y 30 de la mañana. Quedamos en irla a buscar temprano por las inmediaciones de la OEA, sin embargo, terminamos recogiéndola cerca de Plaza Venezuela. De allí a Globovisión. El programa sería grabado y transmitido posteriormente. El estudio 2 de dicho canal enciende su luz roja, debo apagar mi celular. Mientras que un William, muy cordial como es su costumbre, dialoga con Yadid acerca de su testimonio personal como compañera y madre.

A Marianna le llega el primer mensaje de texto anunciando lo que en el momento nos parecía inaudito: La liberación del sindicalista. Me lo enseña y le comento, desconcertado, que hay que confirmarlo. Llegan mas mensajes, y citan como fuente a Oscar Murillo, jefe de redacción del diario Correo del Caroní. Ahora sí nos parecía verídica la información. A punto de empezar el tercer negro, nos levantamos para parar la grabación. De todas maneras decimos que hay que confirmar la noticia. Salimos del aire acondicionado y llamamos a Murillo, quien nos atiende y nos reitera la buena nueva. Yadid está paralizada, la abrazamos. La grabación se reinicia con una tónica diametralmente distinta. Marianna y yo tecleamos frenéticamente los celulares.

De la Florida bajamos a La Guaira para que Yadid abordara el primer vuelo que la llevara, sin escalas, al aeropuerto de los brazos de Rubén. Llegamos con un caucho desinflado, pero con el corazón hinchado. La compañera del sindicalista es una mujer humilde de valores sólidos, con lúcida intuición de las fuerzas invisibles que se han apoderado del país. Por fin logramos que abordara el vuelo de las 6, en un aeropuerto atiborrado de temporadistas. Nos abrazamos, con la promesa de visitarlos a Ciudad Piar y disfrutar de la generosa hospitalidad familiar.

Como pocas veces, me sentí muy orgulloso de mi trabajo. A la vuelta, el atardecer en el litoral me parecía violentamente hermoso, un lindo final para una semana que había comenzado con sabor a tragedia. Y aunque todavía falta conseguir la excarcelación plena de Rubén, su declaración de inocencia, la reversión de la pena del resto de luchadores sociales criminalizados y la derogación de los artículos que penalizan la protesta, nada más preciado que la libertad.

Rubén González: Las rejas no harán callar la verdad


El 28.02.11, día final del juicio contra el sindicalista Rubén González, todos y todas quienes hemos estado cerca, estábamos en vilo. Desde Guayana, Clavel Rangel y Oscar Murillo, del staff del Correo del Caroní, nos mantenían informados de los detalles dentro del tribunal, vía Twitter. A las 6 y 30, aproximadamente, sus mensajes de 140 palabras fueron amargos como la hiel: Al líder sindical lo sentenciaban a 7 años y 6 meses por ser fiel a la causa de los trabajadores. Venezuela es el país en donde a los luchadores los tratan como delincuentes y a los delincuentes los exhiben como revolucionarios. ¿Un ejemplo? El flamente diputado por el PSUV, apoyado por la bancada del OCV, Roger Cordero Lara, autor material de la masacre de Cantaura.

Si bien detesto la política basada en mártires, aunque Rubén no lo sepa se ha convertido en símbolo para muchos y muchas de nosotras, gente sencilla, que vivimos del quince y último. Sus palabras ante la ignominia no pudieron ser más dignas: “Estaré preso, no importa, así está la justicia en nuestro país. Pero hice lo que tenía que hacer”. En un país de ídolos de pies de barro, es urgente tener estos referentes.

A continuación algunos enlaces con información sobre la injusta y amañanada condena contra Rubén González. La corto aquí, la rabia esta punto de hacerme escribir cosas de las que luego, es posible, pueda arrepentirme:

– Foro por la Vida: Condena a sindicalista Rubén González pretende intimidar liderazgo sindical alternativo, criminalizando la protesta y el derecho a las manifestaciones públicas

– Periódico El Libertario: Condenan a 7 años y 6 meses de prisión al sindicalista Rubén González

– Pablo Hernández: Caso Rubén González: Mensaje del Gobierno Militar-Policía del Sr. Chávez a los trabajadores de Venezuela

Hermana de Rubén al momento de conocer la sentencia. Foto de William Urdaneta (Correo del Caroní)

 

Leo y difundo: Tribunal decidirá el lunes libertad de Rubén González

Clavel Rangel (Correo del Caroní)

Ferromineros y residentes de Ciudad Piar asistieron a la audiencia número 27 del secretario general del Sindicato de Trabajadores de Ferrominera Orinoco (Sintraferrominera), Rubén González.

La comparecencia comenzó a las 9:30 de la mañana y se postergó hasta las 4:00 de la tarde en el Tribunal Penal Sexto de Juicio, bajo la responsabilidad de la jueza Magda Hidalgo.

En la mañana tanto la defensa, como la fiscal tercera del Ministerio Público -Fátima Urdaneta- presentaron a sus últimos testigos. En la jornada de la tarde se promovieron pruebas escritas que fueron leídas a los presentes en el juicio oral y público.

La defensa en las manos del abogado Ítalo Atencio consignó las ediciones del 20 y 27 de agosto de 2009 de Correo del Caroní en la que intentó dejar constancia de los motivos que movieron a los trabajadores durante la protesta de 16 días ejecutada en Ciudad Piar.

El Ministerio Público presentó una planimetría hecha sobre las locomotoras durante el mes de agosto de 2009, así como un informe presuntamente emanado de la gerencia de protección de planta de Ferrominera Orinoco (FMO).

Atencio solicitó a la juez que la última prueba consignada por la Fiscalía no fuese tomada en cuenta considerando que, según su argumento, no se ajusta a los requisitos que establece la ley, como por ejemplo y según su estudio, no hay constancia que el informe consignado haya sido elaborado por alguna dependencia de FMO o la Corporación Venezolana de Guayana (CVG).

La fase de conclusiones comenzará el 28 de febrero a las 9:00 de la mañana, indicó la juez a los presentes. Se espera que el mismo día se le dicte sentencia al secretario general privado de libertad desde hace un año y un mes en la sede de Patrulleros de Caroní.