Marcha de trabajadores/as en Caracas, 05.02.11: Un video y un volante

 

El chavismo y sus falsos críticos son los responsables de la crisis venezolana

Volante entregado en la marcha de trabajadores y trabajadoras del 05.02.11 en Caracas

Hace 12 años que el gobierno bolivariano viene prometiendo construir el paraíso en la tierra. Sin embargo, lo único que nos ha traído es un mayor empobrecimiento para quienes vivimos de nuestro salario, mientras una nueva burguesía se enriquece a nombre de la “revolución”. Del otro lado se encuentran los políticos que dicen representar la salvación, sin embargo, son los mismos que durante cuarenta años gobernaron y robaron al país. La inflación, flexibilización de las condiciones laborales, alto costo de la vida, inseguridad, desempleo, desabastecimiento, falta de viviendas, crisis de los hospitales y los servicios básicos son responsabilidad de la Quinta y la Cuarta República. la única opción que tenemos es construir una alternativa, radicalmente enfrentada y diferente, a las burocracias del PSUV y la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) 

Todos los gobiernos oprimen y reprimen.
Sólo los movimientos sociales y sindicatos autónomos e independientes promueven reales transformaciones de la sociedad
Contra la criminalización de la protesta y la tercerización laboral ¡movilización popular!

Libertad para el sindicalista Rubén González

Desde mediados del año 2009, Rubén González, Secretario General de Sintraferrominera, se encuentra preso por apoyar una huelga de trabajadores para exigir mejoras en sus condiciones laborales. Rubén González es un preso político, privado de su libertad por ejercer el legítimo derecho a la huelga y a la manifestación. De esta manera el gobierno de Hugo Chávez intenta disuadir a los trabajadores tanto de las empresas básicas de Guayana, como del resto del país, a que denuncien sus precarias condiciones de trabajo y exijan sus derechos laborales. Libertad inmediata para Rubén González. Libertad plena a todos los procesados por participar en manifestaciones por derechos sociales en Venezuela
Periódico El Libertario

La verdadera fraternidad: la solidaridad desde abajo

En este pedazo de la conversación telefónica sostenida el 09.11.10 con el sindicalista Rubén González, que como recordaremos ya lleva 13 meses en prisión por haber apoyado una paralización de actividades de los trabajadores de Ferrominera pidiendo mejores condiciones laborales, el sindicalista simpatiza con la lucha de los indígenas yukpa y pide la libertad de Sabino Romero.

Cuando el apoyo mutuo se hace entre iguales y desde abajo se llama solidaridad. Lo demás es simple y mera caridad.

http://www.ivoox.com/ruben-gonzalez-se-solidariza-sabino-romero_md_419816_1.mp3″ Ir a descargar

Rubén González: Ejemplo de la criminalización de la protesta en el país

El pasado 24 de septiembre se cumplió un año de la ilegítima privación de libertad del dirigente sindical Rubén González por haber apoyado una huelga de trabajadores. El caso no constituye un hecho aislado o extraordinario, sino que se inscribe en un patrón de políticas estatales para criminalizar la protesta en el país.

Según la Fundación por el Debido Proceso Legal de México, http://www.dplf.org/uploads/1279728364.pdf, existe una cadena de acontecimientos cuyo cumplimiento revela la presencia de un modelo de criminalización. En primer lugar establecen el cierre de los canales y mecanismos de diálogo y negociación por parte del Estado, lo cual obliga a las organizaciones populares al aumento de intensidad y radicalización de sus movilizaciones (cierre de vías, huelgas de hambre, tomas simbólicas, etc), como manera de llamar la atención de las autoridades ante la ausencia de vías institucionales de canalización y satisfacción de sus demandas. El segundo eslabón de la cadena lo constituye la progresiva deslegitimación y desprestigio contra los voceros, voceras y grupos sociales que ejercen con mayor visibilidad su derecho a la manifestación. Especialmente esta campaña de descrédito se caracteriza por que los funcionarios y funcionarias no discuten las motivaciones y hechos que generan el descontento, sino que interpelan la legitimidad de los propios actores movilizados, sugiriendo su naturaleza mercenaria, su pertenencia a un plan desestabilizador o a organizaciones extranjeras promotoras de acciones ilegales. Si bien las acusaciones son realizadas desde diferentes actores institucionales, sus cajas de resonancia más activas son medios de comunicación controlados por el Estado y profesionales (periodistas, investigadores o abogados) que si bien responden a una dinámica cuyo epicentro es el Ejecutivo, con el cual mantienen una relación indirecta, aparentan que los señalamientos son parte de la preocupación de la ciudadanía.

En tercer lugar tenemos la represión y judicialización de las manifestaciones. De esta manera el Estado enfrenta, por la vía de la dispersión violenta, movilizaciones cuyo origen es el incumplimiento de diferentes derechos. Si bien durante las décadas pasadas las fuerzas policiales y militares confrontaban físicamente las protestas como manera usual de neutralizarlas, el alto costo político de esta estrategia, en tiempos de alta circulación de imágenes por los medios de comunicación, ha privilegiado otras tácticas de disuasión, como la aplicación de leyes y reglamentos justificando que, desde el primer momento en que la protesta se desencadenó, se encontraba fuera de la ley. Por ello se realizan detenciones selectivas y se les somete a largos y engorrosos procesos penales, que aleatoriamente terminan con una sentencia de cárcel, suficientemente ejemplarizante para desestimular al conjunto de la organización social pero en una cantidad que no desencadene una respuesta de calle mayor de los sectores afectados. Esta dimensión se encuentra íntimamente ligada al último episodio de la cadena de criminalización diagnosticada por la organización mexicana: La promoción de acusaciones sin pruebas contra defensores de derechos humanos y líderes sociales con la finalidad de intimidar a todos los que se organizan para defender y revindicar sus derechos.

Provea realizó, en una oportunidad, una reunión de trabajo con la defensora del pueblo para proponer la implementación de diferentes políticas en derechos humanos. En ese encuentro Gabriela del Mar Ramírez negó que existiera, actualmente, una política de criminalización de la protesta en Venezuela. Sin embargo, los hechos la desmienten. Existen en el país más de 2500 casos de personas sometidas a regímenes de presentación en tribunales, a la espera de una sentencia. De estas personas -como el propio  Rubén González-, más del 70% son ciudadanos y ciudadanas que han manifestado su apoyo al gobierno del presidente Chávez, de igual forma los 1500 casos denunciados por el diputado Braulio Álvarez, pertenecientes al Movimiento Campesino Jirajara. A su vez, se siguen registrando manifestantes asesinados en el contexto de protestas pacíficas por la acción de los cuerpos de seguridad. Como consecuencia de la polarización, no existen canales institucionales de resolución de conflictos contribuyendo  a su vez,  al  aumento de la cantidad de protestas que se realizan en el país, contabilizándose, según el monitoreo realizado por Provea y Espacio Público, 9 cada día.

Si los anteriores argumentos no son suficientes,  vale constatar  la propia situación del Secretario General de Ferrominera, un año tras las rejas por apoyar la exigencia de respeto de la contratación colectiva de los trabajadores.

Para Provea las únicas motivaciones para la privación de libertad de Rubén González son políticas, por tanto, se le considera preso político por la acción de la Fiscalía General de la República y  la omisión de la Defensoría del Pueblo. Sobre las causas del ensañamiento, coincidimos con quienes sostienen que su estancia tras las rejas, es un mensaje tanto para las y los trabajadores de las empresas básicas de Guayana como del resto del país. La falta de inversión y de actualización tecnológica motiva que sea la pérdida de las condiciones laborales de las y los trabajadores la que mantenga los niveles de competitividad en el mercado internacional. Es el modelo de desarrollo, primario exportador, en sintonía con la globalización el que condiciona para todos y todas las asalariadas el disfrute de sus derechos laborales. Las pésimas condiciones de trabajo y los altos índices de subempleo no son producto, como algunos aseguran, de un enfrentamiento entre el “socialismo” y la “democracia”. Comprender la naturaleza de la arquitectura económica internacional, en la que se inscribe Venezuela, es una de las precondiciones para recuperar los lazos de solidaridad horizontal entre las y los propios trabajadores y el resto de las iniciativas sociales del país. Es parte del reto que tenemos que afrontar, sino queremos perpetuar el que luchadores como Rubén González sean quijotes en una cruzada solitaria por la dignidad. (Correo del Caroní, 27.09.10)

Escuche una conversación con Rubén González a propósito de cumplir un año en prisión. Además de su caso, habla de la situación de los trabajadores en Ferrominera

http://www.ivoox.com/declaraciones-ruben-gonzalez-sindicalista-al-cumplir-un_md_374968_1.mp3″ <a href=”http://www.ivoox.com/declaraciones-ruben-gonzalez-sindicalista-al-cumplir-un-audios-mp3_rf_374968_1.html&#8221; title=”Declaraciones de Rubén González, sindicalista, al cumplir un año en prisión”>Ir a descargar</a>

Derecho a la huelga y movimiento obrero

Un siglo de luchas por el socialismo, en todo el mundo, hicieron que el movimiento obrero desarrollara y expandiera sus diferentes herramientas de lucha por sus reivindicaciones. Tras la denominada “revolución industrial”, las organizaciones revolucionarias en todas sus vertientes (socialdemócratas, comunistas, socialistas y anarquistas), apostaron a que la clase obrera sería el motor fundamental de los cambios sociales, por lo que sus esfuerzos estuvieron enfocados a potenciar sus organizaciones mediante la cual se cumpliera la profecía de la I Internacional: “La emancipación de los trabajadores será obra de los propios trabajadores”. Es así como la sindicalización, el sabotaje, la prensa proletaria, el foro y el autodidactismo y, especialmente, la huelga, fueron las herramientas mediante las cuales fueron conquistando, con mucha sangre, sudor y lágrimas, cada uno de los derechos laborales que hoy conocemos y disfrutamos.

Esta historia no le fue ajena a Venezuela. De hecho se ha establecido como inicios del movimiento obrerista en el país la realización de las primeras paralizaciones de actividades por parte de los asalariados. Aunque la historia del sindicalismo en nuestro país no ha sido profunda y exhaustivamente investigada, la más antigua huelga de la que se tiene conocimiento ocurrió en el año 1908, realizada por los trabajadores portuarios de La Guaira. Más adelante ocurrió la primera huelga conocida de carácter nacional. En 1914 el gremio de telegrafistas seccional Caracas detuvo el trabajo tras una rebaja de salarios acordada unilateralmente por la Dirección General del Telégrafo. La acción de los capitalinos fue secundada por Oriente, Valencia, Trujillo, Maracaibo y otras ciudades.

Como parece ser la estrategia usual en este tipo de casos, el gobierno de Juan Vicente Gómez ordenó la prisión de los dirigentes sindicales, lo cual aumentó las adhesiones y solidaridades con las reivindicaciones de los telegrafistas: “Pedimos se suspenda la orden de prisión contra los jefes de Estaciones de esta ciudad y de Carúpano, o si no que se ordene también nuestra prisión, pues somos solidarios de nuestros compañeros”. La huelga finalmente logró revertir la disminución de los salarios.
Seguir leyendo “Derecho a la huelga y movimiento obrero”

Venezuela: Ruben y Yadi: Un amor separado por la injusticia


Remitimos una fotografia de Ruben Gonzalez y Yadi de Gonzalez, padres de 4 hijos y 5 nietos, en 32 años de amores, hoy separados por las rejas de la prisión. Ruben González está detenido desde septiembre del año 2009 por haber apoyado una paralización de actividades en la empresa Ferrominera, del estado Bolívar, mediante la cual los trabajadores exigian el cumplimiento de la contratación colectiva. Ruben honraba su vocación y su rol de Secretario General del sindicato, al ponerse de lado de las demandas de sus asociados. El injusto e inmoral encierro del luchador social González intenta amedrentar a todos los trabajadores de las empresas básicas de Guayana, y de toda Venezuela, a la exigencia de sus derechos. ¡Que el amor de Rubén y Yadi no sea separado ni un minuto más por la injusticia!

Si quieres enviarle un mensaje de aliento a Ruben y Yadi lo puedes hacer a través del email solidaridadconruben@gmail.com

Libertad inmediata para Ruben González
Libertad sin condiciones para todos los procesados judiciales por protestar en Venezuela

Periódico El Libertario
Más información sobre el caso en: www.nodo50.org/ellibertario

Carta abierta a Rubén González

Aprovechando la campaña iniciada por diferentes organizaciones sociales para enviarle cartas de apoyo y aliento, con motivo de su escandalosa detención desde el mes de septiembre pasado, por haber apoyado una huelga de trabajadores en Ferrominera, gremio del que usted es Secretario General; me animo a escribirle para expresarle mi gratitud. Me explico.

Actualmente vivimos en una época de crisis de las palabras donde éstas ya no significan lo que habíamos aprendido de ellas. El caso del máximo galardón pacifista que por unas cuantas palabras -aún no traducidas en ningún hecho tangible-, un presidente ha sido recientemente condecorado con el Premio Nobel de la Paz, aunque su silla esté construida sobre todo un arsenal armamentista que apunta a todas las direcciones. Por estos predios “soberanía alimentaria” es importar el 70% de la comida que consumimos; y “soberanía energética” es hacer contratos de 40 años con empresas como Chevron y Repsol YPF.
Seguir leyendo “Carta abierta a Rubén González”

Suscribo y difundo: Campaña nacional e internacional de solidaridad epistolar con el sindicalista Rubén González

Venezuela: Las rejas no podrán silenciar la protesta popular.
Campaña nacional e internacional de solidaridad epistolar con el sindicalista Rubén González

El pasado 07 de mayo, un tribunal de la ciudad industrial de Ciudad Guayana, en Venezuela, le negó la posibilidad al Secretario General de Ferrominera, Rubén González, de ser juzgado en libertad. Desde mediados del año 2009, este dirigente sindical se encuentra preso por apoyar una huelga de trabajadores para exigir mejoras en sus condiciones laborales. El 26 de agosto de 2009, Radwan Sabbagh -presidente de Ferrominera Orinoco- en un hecho público y conocido acordó con González la finalización del paro, así como la reactivación de las fichas de empleo de un grupo de trabajadores; asimismo convino no tomar represalias en contra de quienes acataron el cese de actividades; evaluar el pago de los salarios caídos de quienes no laboraron durante los 16 días de manifestación y el cumplimiento de sus reivindicaciones. Sin embargo, días después, González era detenido por su apoyo a la acción de los trabajadores, y acusado de los delitos “agavillamiento”, “instigación a delinquir” y “violación de la zona de seguridad”. Desde ese día se encuentra privado de su libertad y si el fallo del tribunal lo declara culpable, puede ser sentenciado a permanecer entre 5 y 10 años tras las rejas. González es un luchador social de conocida trayectoria en la región y militante del partido de gobierno, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Seguir leyendo “Suscribo y difundo: Campaña nacional e internacional de solidaridad epistolar con el sindicalista Rubén González”