La verdadera fraternidad: la solidaridad desde abajo

En este pedazo de la conversación telefónica sostenida el 09.11.10 con el sindicalista Rubén González, que como recordaremos ya lleva 13 meses en prisión por haber apoyado una paralización de actividades de los trabajadores de Ferrominera pidiendo mejores condiciones laborales, el sindicalista simpatiza con la lucha de los indígenas yukpa y pide la libertad de Sabino Romero.

Cuando el apoyo mutuo se hace entre iguales y desde abajo se llama solidaridad. Lo demás es simple y mera caridad.

http://www.ivoox.com/ruben-gonzalez-se-solidariza-sabino-romero_md_419816_1.mp3″ Ir a descargar

Negación a las comunidades indígenas de regularse por sus propias tradiciones

El pasado viernes 30 el Tribunal Supremo de Justicia declaró inadmisible la acción de amparo constitucional en el caso del pueblo Yukpa del estado Zulia. Como se recordará, en el mes de febrero representantes legales de dos caciques de esta etnia indígena introdujeron esta acción para invocar la aplicación del artículo 260 de la constitución, el cual expresa “las autoridades legítimas de los pueblos indígenas podrán aplicar en su hábitat instancias de justicia con base a sus tradiciones ancestrales y que sólo afecten a sus integrantes…”. El motivo para solicitar la interpelación fue la detención de tres indígenas acusados de estar vinculados a los homicidios ocurridos el 12 de octubre de 2009, producto de un enfrentamiento dentro de una finca, la cual había sido ocupada para presionar al Estado venezolano por la celeridad en el proceso de demarcación de tierras. Como lo expresaron en su momento diferentes organizaciones sociales y de derechos humanos “Este lamentable saldo ha sido el resultado del clima de tensión que se vive entre las comunidades Yukpa como consecuencia de múltiples factores”, entre los que destacaba la indolencia gubernamental para responder a las exigencias de las comunidades originarias de la zona, una de las primeras el ser propietarios de las tierras en las que han vivido históricamente.

La violación del derecho a la justicia por parte del sistema de administración judicial al no responder en los 15 días hábiles correspondientes a la solicitud de Amparo motivó que un grupo de más de 80 indígenas se trasladaran desde la Sierra del Perijá hasta Caracas para apostarse frente a las puertas del máximo tribunal del país para demandar una resolución. Allí permanecieron 10 días, durante todo el tiempo de la denominada “toma” Yukpa del TSJ, diferentes organizaciones sociales, de derechos humanos y del chavismo de base prestaron su apoyo y solidaridad.

Una de las preocupaciones dentro de la acción era la posibilidad de ser víctimas de un desalojo violento, por parte de los organismos policiales, o de órdenes de detención selectivas contra los que eran señalados como “líderes” de la actividad. Sin embargo la estrategia de disuasión tomó otras direcciones: El juicio de los tres indígenas se radicará a partir del 11 de Agosto en el estado Trujillo, lejos de sus abogados y familiares, siendo peligrosamente el nuevo sitio de detención un centro de entrenamiento militar; Tal como ya lo habían denunciado las organizaciones sociales ese mismo 12 de octubre, el manejo clientelar de los recursos de las políticas sociales volvió a utilizarse para dividir las comunidades indígenas, Tareck el Aissami y Nicia Maldonado visitaron la comunidad Yukpa del Tocuco, Sierra del Perijá, para inaugurar un simoncito y un ambulatorio médico y tras el contacto con uno de los caciques detenidos lograron que la mitad de los manifestantes abandonaran el TSJ a la media noche del Jueves 29 en dos autobuses dispuesto por ellos; El tiro de gracia lo constituyó la respuesta negativa al amparo constitucional.

Las asambleas espontáneas en las puertas del TSJ -tras la decisión- discutieron esta situación. Fueron las y los propios chavistas de base quienes hicieron una dura autocrítica, mencionando que tanto la campaña electoral como su rol de funcionarios y funcionarias habían inhibido a muchos de sus pares en hacer acto de presencia. Hace 15 ó 20 años atrás -especulaban nuestros interlocutores-, la vigilia de 80 indígenas hubiera motivado una amplia movilización de apoyo. Las y los más veteranos recordaban cuando a comienzos de los 90´s estudiantes en diferentes puntos del país, comenzaron una huelga de hambre para defender el medio pasaje, en el transporte público, con el que se beneficiaban por su condición. Aquello generó una reacción social de envergaduras importantes, lo cual presionó eficazmente a las autoridades del momento. En cambio, tras 11 años de promoción del llamado “poder popular”, la lucha más importante de las comunidades indígenas por sus derechos no doblegaba la indiferencia.

También hicieron distinción entre aquellos medios comunitarios que habían sido erigidos por la presión popular y aquellos creados por decretos de las instituciones. Estos últimos, alegaban, eran los que no habían difundido la acción, sumándose al silencio de los medios estatales y privados sobre la presencia yukpa en Caracas.

Todo esto proporcionaba elementos de valor para quienes han venido sosteniendo que, lejos de fortalecerse, robustecerse y autodirigirse el tejido social de base ha menguado tras 11 años de “revolución bolivariana”. Esta experiencia también es interesante para quienes opinamos que la base de las transformaciones sociales -que derivan por tanto en el disfrute de los derechos humanos-, son los movimientos populares y no los gobiernos.

La realidad concreta es la que revela su madurez en el país, la posibilidad de concertar preocupaciones y demandas colectivas así como el establecimiento de vínculos y afinidades que no tengan como eje de rotación la riqueza petrolera del Estado.

Por ahora, lo cierto y lamentable es que el derecho constitucional de las comunidades indígenas a regirse por sus tradiciones ancestrales es letra muerta, y en la actualidad no pareciera existir la voluntad política para avanzar en la coordinación e implementación de esta jurisdicción especial, registrada en 1999 en nuestra Carta Magna. (Correo del Caroní, 04.08.10)

Caracas: 80 yukpas se apostan en las puertas del TSJ exigiendo justicia y demarcación de tierras

Solicitando el derecho a ser juzgados por sus propias leyes, debido al caso que involucra al cacique Sabino Romero, un grupo de 80 indígenas, entre los cuales hay 50 niños, se apostaron frente a las puertas del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). El grupo solicita el alto a la criminalización de los luchadores sociales, debido a los ataques contra la organización Homoetnatura y su vocero Lusbi Portillo, así como el respeto a la autodemarcación de los territorios indígenas en Perijá.

La acción convoca a la solidaridad de las organizaciones sociales residentes en Caracas. Los yukpas necesitan agua, frutas y alimentos no perecederos, además del acompañamiento fraterno en su lucha y reivindicaciones. (Fotografías Federico Zaa).



Mas imágenes en http://periodicoellibertario.blogspot.com/2010/07/caracas-80-yukpas-se-apostan-en-las.html

Maquillaje indígena, realidad autoritaria

sabino_pendon
Una triste metáfora. Días previos al 12 de octubre, el alcalde chavista Jorge Rodríguez colgó una serie de pendones en el centro de Caracas haciendo alusión a lo que desde el poder llaman “Dia de la resistencia indígena”, 24 horas en donde se acuerdan que existen pueblos originarios, realizando toda clase de verbenas y espectáculos, bajo la mirada atenta de los medios de comunicación bajo su control. Porque para el poder de turno todas las luchas son eso, un onomástico publicitario del cual se puede sacar partido. Un día después, en lo que es la degradación de un conflicto cuyo origen es la demarcación de territorios, un incidente resulta en dos yukpa muertos y varios heridos, como se puede leer en posts anteriores de este blog. El cacique Sabino Romero es detenido e incomunicado en un recinto militar, cuya denuncia pueden leer en el siguiente párrafo. De las tres fotografías usadas en la comparsa del alcalde Rodríguez, una de ellas es precisamente la de Sabino, como se puede ver en la foto. Mientras su rostro sirve para maquillar de indígena a un ejecutivo populista y autoritario, el Sabino de carne y hueso se le violan todas las garantías al debido proceso, como por ejemplo ser juzgado por la justicia civil y no por la militar.  Para los chavistas los de abajo somos eso, fotografías épicas para carteles publicitarios.

:: Sobre el caso del Cacique SABINO ROMERO IZARRA, de la comunidad Chaktapa de la Sierra de Perijá del Estado Zulia, les informo lo siguiente:

Ayer martes 10 de noviembre de 2009, me trasladé en compañía del colega LEONEL GALINDO, al Comando 121 del Ejército Fuerte Macoa, ubicado en la población de Machiques. Llegamos a las 4:30 pm., con una copia debidamente certificada por la Secretaria del tribunal de la causa Primero de Control de la Villa del Rosario, en la cual se dejaba expresa constancia que somos los defensores privados de los ciudadanos SABINO ROMERO IZARRA y ALEXANDER FERNÁNDEZ. Nos dijeron que esperásemos en un bohío que se encuentra en la entrada del comando y nos exigieron nuestras identificaciones; allí estuvimos esperando hora y media hasta que salió el Teniente Coronel de apellido OLIVO, quien nos dijo que lamentablemente por la hora no podríamos pasar a ver al ciudadano Sabino Romero, porque ellos tenían que hacer contacto previamente con la juez para que certificara que era cierto el contenido del oficio. Nos exigió además copia certificada de nuestra designación como defensores donde apareciera la firma de la Juez, pues la firma de la secretaria no tenía ningún valor. Le comunicamos que veníamos desde Maracaibo (dos horas de viaje) y que tuvimos que ir hasta el tribunal para introducir la contestación a la apelación del fiscal, y nos respondió muy sutilmente que si nosotros no entendíamos estas normas de la institución militar y refutamos estas órdenes, nos podrían detener y abrir una investigación por “Desobediencia a la autoridad y/o Alteración al orden público”.

De igual modo, quiero denunciar que tampoco se ha permitido la entrada a la Defensora del Pueblo en materia de Derechos Indígenas, Dra. LORENA ARCAYA, y la Defensora Pública (con competencia indígena) del cacique Olegario Romero, quien denunció el hecho ante el tribunal de la causa.

No queda duda que estos hechos constituyen una obstáculo flagrante del derecho a la defensa como garantía esencial del debido proceso, consagrado en el artículo 49 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en el Código Orgánico Procesal Penal y la normativa internacional de Derechos Humanos que rige en la materia, al no permitir a los abogados de su confianza mantener comunicación directa con sus defendidos. Para el día de hoy no existe ninguna garantía de poder ver a nuestros representados.

Tales hechos son denunciados por esta vía para que se conozca la situación real del caso del cacique SABINO ROMERO, y su situación de “encierro” en una institución militar que no garantiza las exigencias del Convenio 169 de la OIT sobre reclusión de indígenas en procesos penales.

Atentamente,
Ricardo A. Colmenares Olivar
Doctor en Derecho
Abogado Penalista
Despacho de Abogados Homes, Urdaneta & Asociados
Calle 77 (5 de julio) Edif. Torre Financiera BOD, Piso 2 Local 2A, Sector la Lago
Maracaibo, Venezuela
Movil: 0058 (424) 6342986
Ofic:0058 (261) 7933688 – 7930225

Leo y difundo: Palabras al movimiento popular venezolano que lucha por tener Patria

Sabino Romero
Sabino

Mantienen detenido ilegalmente a Carlos Chancellor, Alcalde electo por los mineros artesanales e indígenas de Sifontes, por haber apoyado a estos en sus protestas contra las concesiones de megaminería de oro entregadas a la tranacional Cristallex en Guayana.

Se acordaron para asesinar a Argenis Vasquez y tratar de descabezar y desmovilizar a los trabajadores del estado Sucre en su pelea contra ls abusos de las empresas trasnacionales en ese estado oriental,

Desalojaron violentamente a la Comuna Tierra y Hombres libres de la ocupación que mantenían en el Centro de Barquisimeto en su lucha por el techo y por una ciudad que incluya a las mayorías, todos los dias hay desalojos y atropellos contra ocupantes en Caracas, ya que los gobiernos no estan dispuestos a avanzar sobre la ciudad democrática e inclusiva que en algun momento predicaron algunos de sus voceros.

Quebraron la disposición del lucha de las organizaciones campesinas con dinero del plato clientelar de migajas convirtiendo a muchos de su dirigentes en intermediarios de una “lucha contra el latifundio” en la que los campesinos deben esperar aque el estado decida todo, sin ocupar y sin producir, las dos patas de la lucha por la tierra en el campo, solo quedan las numerosas víctimas del sicariato y el paramilitarismo en total impunidad.

Quebraron el movimiento de comunicación popular con la misma metodología, secuestrando los espacios de la palabra de la lucha y la resistencia convirtiéndolos en repetidores de la propaganda oficial.

Desconocieron todos los intentos de la clase trabajadora para darse su propia y autónoma dirección, imponiendo patronalemte a una burocracia sin arraigo de clase reciclada del viejo sindicalerismo adeco.

Desmovilizaron al movimiento comunal y popular de los barrios con dineros clientelares corrompiendo el alma de la resistencia y haciéndolos segundones de los grupos de interes de la burocracia corporativa.

Avalan en el continente un esquema de integración basado en las propuestas de las multilaterales donde es prioridad la extracción, transporte y comercialización de materias primas, la maquila, la megaminería y y un reordenamiento del territorio para instalar una infraestructura de transporte y vialidad para proveer eficientemente los mercados internacionales con la vergonzosa excusa “hay que vender para hacer escuelas.”

Para favorecer los intereses del capital trasnacional minero promueven la violencia historica latifundista contra los indígenas de Perijá y criminalizan a los dirigentes que mas consecuentemente defienden la autodemarcación de los territorios por los pueblos.

Este gobierno no acepta interlocutores surgidos en el seno de las luchas y las experiencias populares, los desplaza o aisla de la voz aficial, y sino se dejan, los reprime y criminaliza con el objetivo de colocar actores sumisos que digan la palabra oficial como suya, desde una vitrina mediática que vende espejitos y mentiras. A este gobierno le encanta mirarse a si mismo en el espejo solo se reconoce a si mismo por obra y gracia de la milagrosa administraciónde la renta petrolera. este gobierno no rinde cuentas, no admite contraloría, no consulta y no revoca sus decisones aún equivocadas, no necesita al podefp opuatr yal puebloeceptopara que plenemos las calles de la vitrina mediática del socialimo del siglo.

Los colectivos que respaldamos y acompañamos a las comunidades yukpa , barí y wayuu en la Sierra de Perijá y los que no se venden en estas tierras, no entendemos porque nuestra lucha desesperada por los derechos de nuestros pueblos originarios, a causado tanto quiebre y sensibilidad de apoyo a amplios sectores del movimiento popular y en ciudadanos y ciudadanos que incluso apoyan al gobierno o a la oposición.

Antes de que lo asimilaran a la burocracia psuveca, un dirigente obrero clasista de antaño denunciaba en el 2001 ante las cámaras que el dilema gobierno oposición era falso, que esta era una lucha de clases.

No entendemos ni hemos tenido ni sabiduría para ver mas allá de nuestra lucha, apenas para resistir en estos territorios, pero hoy se hace evidente para todos que si no avanzamos juntos, no habra victoria ni resistencia posible. las contradicciones que nosotros enfrentamos, los planes del imperio y sus lacayos en Venezuela, estan en todas partes del país, con ropaje rojo o blanco se visten los mismos operadores del interes corporativo, nosotros no somos ni escuálidos empresarios ni nuevos ricos bolivarianos, somo un terecero en este terrible cuento, un tercero excluido y humillado.

Hoy asumimos las consecuencias de sostener en alto la palabra política de nuestros pueblos, la represión y la criminalización de nuestra experiencia. Pero con la esperanza de que se unan las luchas, que alijeremos la carga de cabrones, para que derrotemos juntos la impunidad y la traición de la clase politica a nuestra voluntad de cambio y de una vez por todas Juan República Popular sean nombres y apellidos del pueblo.

¡Viva sabino, viva Lusbi!
Tierra, dignidad, hombres y mujeres libres

Por el camino de las comunidades

Organización Maikiraalasili, Sociedad Homo et Natura, comunidad yukpas en resistencia.

Recibo y difundo: Sabino Romero: Primer Preso Político Indígena de la “revolución bolivariana”

Sabino Romero
Sabino Romero

“Hubo un tiempo en que el tiempo no se contaba. En ese tiempo los más grandes dioses, los que nacieron el mundo, se estaban caminando como de por sí se caminan los dioses primeros, o sea bailando. En ese tiempo mucho ruido había, por todos lados se escuchaban voces y gritos. Mucho ruido y nada se entendía. Y es que el ruido ese que había no era para entender nada, sino que era ruido para no entender nada”.

Subcomandante Marcos.

Hoy 21 de octubre, en horas de la mañana, el líder indígena yukpa Sabino Romero, cacique de la comunidad de Chaktapa, ha sido imputado por el Estado-gobierno de la “revolución bolivariana” como un bandolero, criminal y abigeo. La estrategia, precisamente diseñada por la Vice-Presidencia de la República, el Ministerio de Interior y Justicia, el Ministerio de Obras Públicas, Ambiente y de Pueblos Indígenas, y aplaudida y apoyada por los hacendados y el rector de la Universidad del Zulia (como siempre, la ciencia está al lado del “progreso”), está llegando exitosamente a culminación: Sabino está preso y el profesor Lusbi Portillo de la ecologista Sociedad Homo et Natura, aliada de las comunidades, está siendo solicitado por los cuerpos policiales del régimen.

Para nada nos extraña esta realidad, lo que no minimiza su terrible condición. Ya en los 60, la Cuarta República se encargaba de construir escenarios que convertían a los revolucionarios en “vulgares bandoleros”; es decir, el poder siempre tiene la potestad de ordenar el significado de las palabras, sin embargo, todos sabemos que, las palabras sólo son verdaderas cuando están consustanciadas con la vida de quien las dice y, con ellas, se juega la vida. De tal manera que, los cancerberos pueden apresar, juzgar y condenar a Sabino como un “bandolero”, pero el pueblo yukpa sabe que a partir de ese mismo momento, esa palabra adquiere, por la fuerza ética del líder, la fuerza significativa de la palabra: Dignidad, Libertad y Autonomía.

Al mismo tiempo, asesores comunicacionales contratados ad hoc (llámese oportunistas de cualquier ralea, léase: Golinger; Britto García y el ilustre desconocido que orienta a Vive TV) y los lambucios de AMCLA se encargan de hacer ruido buscando convertir en realidad la estratagema de la mafiosa concertación: Estado-gobierno “revolucionario”-hacendados-mineros. La cosa es que mientras más ruido hacen, el Sabino se hace más incómodamente grande y, la lucha de los pueblos indígenas crece y se hace más incontrolable.

Es cierto que el Vice-presidente, Diosdado Cabello y Tarek el Aisami han logrado convencer y doblegar a parte de las comunidades yukpa; también es cierto que hoy día tienen a Sabino encarcelado mientras que a su agresor lo visita cordialmente nada menos que la Diputada indígena Noheli Pocaterra. Pero, mientras más inescrupulosamente se desenmascaran sus espíritus, más crece Sabino en el corazón yukpa de la Sierra.

Sabino está preso. El Estado-gobierno de Chávez le acusa de “bandolero”, “criminal” y “abigeo”. Necesitan condenarlo para terminar sus negocios mineros. Hacen ruido para que no se escuche su voz. Hacen ruido para que no se hermanen con él los pueblos del mundo; hacen ruido sus asesores e intelectuales para que su palabra se pierda en el desorden que buscan crear. Pero Sabino crece y esto no es mero decir: crece porque crece la digna rabia de su comunidad de Chaktapa; crece la digna rabia en contra de todos los oportunistas que se viven al Estado-gobierno de Chávez y va a seguir creciendo, creciendo, hasta llegar al horizonte que en verdad los yukpa, los barí, los wayuu y todos los pueblos indígenas de Venezuela luchan por alcanzar.

Sabino está preso porque es un “bandolero” político igualito que: Argimiro Gabaldón; Chico Mendes; Lucio Cabañas; Emiliano Zapata; Augusto César Sandino; Tupac Amaru; y todos los bandoleros que en el mundo han sido odiosos a los que están en el poder.

José Quintero Weir

Recibo y difundo: Demarcación sin territorio, criminalización y muerte a los luchadores indígenas

trabajo-bari-y-yupa-zulia-w

Táctica y estrategia del etnocidio “revolucionario bolivariano”:
Demarcación sin territorio, criminalización y muerte a los luchadores indígenas

José Quintero Weir

Lucha:
Decía el Viejo Antonio que, la lucha es como un círculo.
Se puede empezar en cualquier en cualquier punto,
pero nunca termina.
Subcomandante Marcos.

El pasado 12 de octubre se consumó lo que, desde hace tiempo denunciamos como parte de la estrategia etnofágica y etnocida del actual Estado-gobierno venezolano: el cuerpo ministerial de Chávez vino a entregar supuestos títulos a tres comunidades indígenas yukpa en la Sierra de Perijá, pretendiendo con ello, dar por saldado el proceso de demarcación de los hábitats correspondientes a este pueblo. Llama la atención la no presencia del Presidente Chávez en un acto esperado en la Sierra desde el año 2002, fecha en la que según disposición constitucional el Estado ha debido culminar el proceso de demarcación de todos los espacios territoriales indígenas del país; en su defecto, un enorme piquete de soldados cubrió el espacio del evento, supuestamente, para brindar seguridad a los Ministros (Interior y Justicia; Ambiente; de Pueblos Indígenas; entre otros funcionarios presentes), y que al menor asomo de protesta de las comunidades no favorecidas se activó de inmediato para aplacar sus abiertos reclamos. Se trató, en fin, de la acción a través de la cual los yukpa debían obligadamente aceptar la entrega de NADA.

Semanas antes se sabía que algo iba a suceder en el costado yukpa de la Sierra de Perijá. Por un lado, la Comisión Regional de Demarcación anunciaba la fecha de entrega de estos títulos pero dejando establecido que se trataba de estas tres comunidades: Aroy, Sirapta y Tinacoa, espacios en los cuales el gobierno ya había llegado a acuerdos con los hacendados que, de hecho, quedaron libres de ser tocados en el espacio otorgado a los yukpa que, podemos asegurar, se trata de montaña y piedras, nada de tierras cultivables que, quedaron legalmente aseguradas para los hacendados.

En este mismo periodo, de manera sincronizada y con acciones alternamente ejecutadas, comisiones ministeriales encabezadas por Diosdado Cabello (Ministro plenipotenciario de Chávez) y Tarek el Aisami (Interior y Justicia), entre otros, se dedicaron a hacer presencia en la región yukpa entregando bolsas de comida, prometiendo obras de infraestructura: liceos, escuelas, carreteras, hospitales y otros proyectos de producción agrícola y pecuaria para todos aquellos que aceptaran la entrega a ejecutar el 12 de octubre y, amenazando con acciones en contra, a todos aquellos que se opusieran. Al mismo tiempo, una Base Militar se construye en territorio yukpa sin demarcar, cuestión que fue protestada enérgicamente por los indígenas y que el mero Diosdado Cabello fue comisionado por el Presidente Chávez para sofocarla pues, la misma está vinculada a planes de los que hablaremos más adelante en este mismo artículo.

Por otro lado y, en este mismo contexto, la comunidad de Chaktapa y su líder Sabino Romero se han convertido en la piedra en el zapato de la horma “transnacional-chavista” ya que, ha sido esta comunidad la que no ha querido esperar a la demarcación gubernamental que, como perdona vidas, reconoce los espacios de vida a estos pueblos sino que, por el contrario, asumiendo su condición de sujeto histórico, decidió recuperar sus tierras ancestrales, ocupando y controlando como su territorio comunitario unas 6 haciendas. Para el Estado-gobierno de Chávez, las transnacionales mineras y los hacendados esta acción ha colocado a Sabino y su comunidad de Chaktapa como el enemigo a vencer y, por su atrevimiento, ha sido condenado a ser liquidado, no como un indígena que no se vende, sino como un vulgar ladrón de ganado, un criminal dispuesto a secuestrar y matar, alguien vinculado a fuerzas militares externas, enemigas del Estado-gobierno.

Así, el acto de entrega de tierras a los yukpa el 12 de octubre selló; por una parte, el proceso mediante el cual el Estado-gobierno de Chávez terminó de tragarse a una parte de las comunidades yukpa encabezadas por Efraín Romero de Sirapta y el cacique Olegario, dándoles vía libre para actuar en contra de sus propios hermanos de Chaktapa encabezados por Sabino Romero. La excusa: una denuncia de robo de ganado (120 cabezas) hecha por un hacendado ad hoc y de la cual se acusa de manera directa a Sabino Romero, el verdadero líder de la lucha por el territorio yukpa en la Sierra de Perijá.

Hoy, a la hora en que escribo estas líneas, Sabino está siendo rescatado de Chaktapa con tres heridas de bala propinadas por la gente de Olegario que, con apoyo de hacendados y del gobierno “revolucionario”, le atacaron, dándole muerte a uno de sus yernos, herido a dos de sus hijos y una nieta, mientras que otro de sus hijos se encuentra desaparecido. Todo esto, resultado de la gran táctica y estrategia de la “revolución bolivariana” para la demarcación de tierras y hábitats indígenas en la Sierra de Perrijá.

Por todo lo anterior, responsablemente denunciamos, que el Presidente Chávez sabía lo que iba a ocurrir. Por eso no asiste al denigrante acto del 12 de octubre. Denunciamos esto, por cuanto ya comenzamos a ver en los noticieros del Canal del Estado-gobierno informaciones en las que se busca confundir el origen de los hechos. Así como para corroborar los hechos, leemos o escuchamos confusas informaciones producidas por periodistas de la oposición tradicional y hacendados de Fegalago, justificando las acciones en contra de Sabino y la comunidad de Chaktapa, acompañando, paradójicamente, al Estado-gobierno en su política, públicamente ejecutada por sus dos principales Ministros: Diosdado Cabello y Tarek el Aisami. Denunciamos pues, que todo lo ocurrido y por ocurrir no es más que la ejecución de tácticas dentro de una estrategia política etnofágica y etnocida de un gobierno que continúa pretendiendo asirse al lenguaje y la vida de los pobres para permanecer en lo que sí le es fundamental: su poder.

Dentro de la estrategia de permanencia en el poder, Chávez ha optado por la continuidad de proyectos desarrollistas combinados con la explotación de minerales no tradicionales como el uranio que, se sabe, están presentes en la región yukpa de la Sierra de Perijá; por ello, el Estado-gobierno ubica allí una Base Militar protestada por los yukpa pero defendida, en nombre del Presidente, por Diosdado Cabello, como parte del proyecto Chavez-Irán de explotación de uranio. Al mismo tiempo, da rueda libre a otros proyectos mineros y asegura a los hacendados la legalización del despojo territorial a los indígenas.

En fin, ya basta de que honestos compañeros acompañantes de la lucha indígena continúen justificando a Chávez y culpando a su burocracia de las desatinadas políticas aplicadas en contra de los pueblos. Sabino no merece esa otra traición. El culpable es el culpable y, en este caso, no hay otro que Chávez, Diosdado Cabello y Tarek el Aisami. Estos tres personajes tendrán algún día que pagar por lo que le ocurra a Sabino Romero y a su comunidad que, a pesar y por encima de todo, sigue en pie de lucha pues, ellos decidieron que ese es su camino y el de todas las comunidades indígenas del país.